Las espada gemelas de Gan Jiang y Mo ye

Por Fran Hace 11 mesesSin comentarios
Las espada gemelas de Gan Jiang y Mo ye

Gan Jiang (干將) y Mo Ye (莫邪) fueron un legendario matrimonio de herreros forjadores de espadas que vivieron aproximadamente en el 771 y el 441 A.C.  Su obra más conocida son las espadas gemelas que llevan su propio nombre y que también son conocidas como las espadas del Yin y el Yang. Gan Jiang representaría el Yin y Mo Ye sería el Yang.

La leyenda esta citada dentro del Spring and Autumn Annals of Wu and Yue (Wuyue Chunqiu). Una colección no oficial de textos históricos que se desarrollan durante el final de la dinastía Han.

A Gan Jiang le fue ordenada la creación de una espada para el rey Helü del reino de Wu, uno de los tres reinos durante el periodo de los tres reinos de china. El herrero tenía un plazo máximo de tres meses para llevar a cabo la tarea. Sin embargo este se encontró con el problema que cada vez que intentaba fundir el metal en la forja, este proceso fallaba.

Al ver la desesperación de su marido, Mo Ye le pregunto qué era lo que le pasaba y por qué no era capaz de finalizar el encargo del rey. Gan Jiang le respondió a su esposa que su maestro utilizaba sacrificios humanos para completar el proceso de forja de la espada, cosa que él por supuesto no estaba dispuesto a realizar. En ese momento Mo Ye decidió que no iba a quedarse de brazos cruzados por lo que se cortó parte de su cabello y uñas y subió al horno para introducirlos. Con estas partes humanas introducidas, la forja funciono sin problema y el maestro pudo completar la tarea demandada.

En esta misma versión de la historia, años más tarde Gan Jiang es reclamado por el rey, furioso por la demora en que fue realiza su encargo. Temiendo que será la última vez que vera a su esposa decide únicamente llevar una de las dos espadas consigo y entregársela al rey, mientras que la otra se la deja a su mujer embarazada para que se la entregue a su hijo cuando este nazca. Como el herrero esperaba, es ejecutado por el rey y cortada su cabeza. Meses más tarde nace su hijo, Chi Pi, que avanzados los años adquiere el deseo de venganza hacia Helü por la muerte de su padre. Preocupado por ello el rey ofrece una recompensar a quien encuentre a Chi Pi y le traiga su cabeza, antes de que este logre completar su venganza y matarle.

Un día, un asesino se encuentra a Chi Pi y le promete que tendrá su venganza, pero que para ello le debe entregar su cabeza y la espada que guarda con él. Chi Pi confía en la palabra y el honor del hombre ante él y se corta su propia cabeza, entregándole antes la espada. El asesino llega al palacio del rey con la cabeza y la espada de Chi Pi, y mientras este lo observa y respira aliviado, el asesino corta la cabeza del rey que cae en el mismo bote en la cual estaba la cabeza de Chi Pi. Finalmente el propio asesino también acaba con su vida y su propia cabeza cae dentro del mismo bote.

Para cuando los guardas se dan cuenta de lo sucedido, encuentran tres cabezas dentro de un bote, sin ser capaces de reconocer cuál de todas es la de su rey. En vista de los acontecimientos, y de la propia lealtad y honor que muestran tanto el asesino como Chi Pi, deciden que los tres deben ser honrados como reyes, así que las tres son enterradas juntas en la provincia de Henan, cuya  tumba es conocida como La tumba de los tres reyes.

La Leyenda de las espadas del amor

Existe otra leyenda que cuenta que Mo Ye no solamente se cortó su cabello y uñas, sino que se sacrificó a sí misma para que el proceso pudiera llevarse a cabo, con el único deseo que más adelante se pudieran volver a encontrar. Del horno surgieron dos espadas gemelas que posteriormente llevarían sus nombres: Gan Jian y Mo Ye. El herrero, con el trabajo ya realizado, decidió únicamente presentar una de las espadas al rey, en este caso la de Gan Jian, y se quedó la otra para sí mismo.  Cuando el rey Helü descubrió que el herrero se había guardado una espada para si decidió ordenar su muerte. Cuando este fue muerto, la espada de Mo Ye se transformó en un Dragón y la espada de Gan Jian que poseía el rey desapareció al mismo tiempo.

Seis año más tarde, en un pequeño pueblo la espada de Gan Jian que había desaparecido, se encontró  al dragón en el cual se había convertido Mo Ye e inmediatamente esta también se convirtió en dragón y se pudieron volverse a unir tal y como había sido su deseo. Al día siguiente, los aldeanos del pueblo vieron como una nueva pareja de habitantes se instalaba en el mismo. El hombre era un excelente herrero que únicamente trabajaba las herramientas del campo, negándose a hacer cualquier tipo de espada, y su esposa mientras trabajaba siempre acudía a abanicarle y limpiarle el sudor de su cuerpo. A partir de este momento las dos espadas también pasaron a conocerse como las espadas del amor.

Dentro de esta historia, existe otro elemento interesante, y es que uno de los colaboradores del rey Helü durante su reinado, fue nada más y nada menos que Sun Tzu, el autor de uno de los libros más importantes de la historia, El arte de la guerra. Sin duda un libro que marco el antes y después en la historia china e incluso más allá de las fronteras del país como se puede apreciar en la historia del clan Takeda de Japón.

En la cultura popular actual, estas espadas han vuelto a ver la luz y sacadas de los libros de historia. Son las espadas en las que se basa una serie de novelas visuales japonesa llamada Fate Stay Night, para representar las espadas gemelas que uno de sus protagonistas utilizada, llamadas Kanshou y Bakuya.

Y en las sendas del viento nos gusta ser conocedores de la historia y las leyendas, y no podemos dejar pasar la ocasión de introducir una nueva lectura a nuestro día. La leyenda de dos espadas gemelas, que prometieron algún día encontrarse y cuya historia, merece ser contada en estas sendas.

Sendas del Viento.  Historias y personajes que pudiste oír, pero nunca llegaste a escuchar.

Categoría:
  Curiosidades
esta publicación Fue compartido 0 veces
 000

Dejas un Comentario

Tu dirección email NO SERÁ PUBLICADA