Principio de Pareto – La regla del 80/20

Francisco José Guerra 2019/10/07Sin Comentarios
Sendas del viento  /  Curiosidades  /  Principio de Pareto – La regla del 80/20
El principio de Pareto - Sendas del viento

Parece un principio extraño, algo que no tendríamos ni porqué conocer. ¿Pareto? ¿Quién es Pareto?

Pero os va a parecer increíble cuando de verdad veáis la de veces que habéis utilizado el principio de Pareto, sin tan siquiera ser conscientes de ello.

De hecho, hay tantas cosas que llegan a explicarse con algo tan simple como la regla del 80-20. Que hasta sorprende. Y siempre que hablamos de algo más sencillo de lo que en realidad es, recordamos a Ockham, y a otro principio, el de la navaja de Ockham:

Cuando dos o más explicaciones se ofrecen para un fenómeno, la explicación completa más simple es preferible; es decir, no deben multiplicarse las entidades sin necesidad.

El índice de Pareto y la regla del 80 – 20

Para entender qué es la regla del 80 – 20, antes de todo hay que conocer lo que es el índice de Pareto.

Se trata de una medida que mide la amplitud de la distribución de los ingresos. En este índice, argumenta que los distintos países, y para las distintas épocas, la distribución de los ingresos y las riquezas estaba muy sesgado. Haciendo que solo unos pocos, poseyeran la mayor parte del poder y la riqueza. Y que además esto podría ser un patrón logarítmico regular. Y que puede repetirse en otras situaciones.

Siendo la fórmula que da lugar a este índice de Pareto, la siguiente:

Indice de Pareto

Donde:

  • N es el número de personas con riqueza superior a x, y siendo A y m constantes.

Con el paso de los años, cada vez más se ha podido comprobar que esta fórmula, si bien no de manera exacta, sí que da unos resultados más que aproximados a los datos observados.

¿Y qué es la regla del 80 – 20?

De manera popular, este principio fue expuesto como que el 20% de la población tenía 80% de los ingresos.

¿En qué se basó? Pues en los datos de las tasas de Gran Bretaña, y que demostraban precisamente este porcentaje de reparto de riquezas.

No es un principio matemático, se basa más en la observación y estudio del escenario económico social. Por tanto, no siempre es cierto. Pero se cumple más de lo que podemos pensar.

Utilidades del principio de Pareto

Este tipo de principios conviene no tomarlos a la ligera. Y saber emplear lo que nos enseñan, lo que en este caso Pareto nos intenta enseñar. Y es que, pese a no poderse demostrar de forma matemática, la repetición de lo que exponen a lo largo de la historia, hace tomarlos como algo no siempre cierto, pero sí muy probable.

De manera casi imperceptible, se utiliza en distintos ámbitos tanto domésticos, como empresariales. Para mejorar el funcionamiento de una cadena de montaje, o la distribución de los elementos en un supermercado, por ejemplo. Veamos algunos ejemplos:

  • Pensemos en un supermercado, si él 20% de los productos, generan el 80% de las ventas, ¿no creéis que estos deberían ser los más visibles para toda persona que entre en él?
  • Y si tenemos una tienda de golosinas, ¿no crees que deben ser los que más compren los niños, los que vean incluso desde la puerta de la entrada?
  • O si vas visitar una ciudad unos días, ¿no crees que es más probable que veas el 20% de todo lo que hay en una ciudad y pero que sea lo que más te interesa y mejor se amolda a tu tiempo?

Son ejemplos sencillos, pero que nos hacen comprender, que para que algo de un beneficio, no debemos enfocarnos en el todo. Si no en lo fundamental. Y comprender, que no existe un equilibrio perfecto entre beneficio y tiempo. Si no que unas cosas son mejores que otras, o más prácticas. Si queremos llamarlo así.

Y esto, es algo, que por mucho tratamos de negar, o de no tomar como verdad. La historia una y otra vez nos acaba enseñando que se cumple más de lo que creeríamos pensar.

Sendas del Viento.  Historias y personajes que pudiste oír, pero nunca llegaste a escuchar.

Categoría:
  Curiosidades

Dejar una respuesta

Tu email no será publicado.