Frases y proverbios samurái

Por Fran Hace 1 año1 Comentario
Frases y proverbios samurai - Sendas del viento

La cultura Samurái es sin duda una de las más importantes a nivel de pensamiento y textos que pueden existir o al menos conocidas a día de hoy. No es solamente sus batallas y la riqueza de personajes que han dieron lugar, sino el honor, la valentía y la filosofía de estos hombres es lo que realmente los hacía especiales.

Ha habido grandes personajes y samuráis que retrataron perfectamente lo que era ser un samurái y cuáles eran las formas de ver la vida, el día a día y su filosofía. Podríamos llamarlo proverbios samurái, pero como habría que conocerlo era como auténticas lecciones de vida.

Al final del día eran guerreros que combatían por su señor junto a su fiel Katana, que se batían en duelo individual o ante grupos enteros de enemigos sin importar su vida o muerte, solamente el bien mayor de la victoria de aquello que defendían. Su honor se depositaba en la batalla, y huir no era algo que apareciera en su diccionario.

Algunos de estos guerreros supieron plasmar perfectamente lo que era ser un samurái, y convertirlo en proverbio y citas que quedaron para la posteridad y que aún hoy día personas de todo el mundo estudian y aprenden de ellas. Entre ellos podemos hablar de celebres samuráis como Miyamoto Musashi, Yamamoto Tsunetomo.

Frases de Miyamoto Musashi

Uno de los más grandes samuráis de toda la historia que vivió durante el Japón feudal. Sus combates se contaban por victoria y su habilidad era tal superior a la de sus rivales que en muchas ocasiones utilizaba dos espadas de madera (bokken y kodachi) porque no necesitaba un filo para derrotar a sus contrincantes.

Al final de su carrera escribe uno de los libros más famosos de toda la historia de Japón, y de la historia de los samuráis, el libro de los cinco anillos (Go Rin No Sho), en el  que compila todos sus conocimientos.

  • Es absolutamente imposible escribir esta ciencia con la precisión con la que la entiendo en mi corazón. Sin embargo, aunque las palabras sean insuficientes, los principios deben ser evidentes por sí mismos.
  • Debes entender que hay más de un camino a la cima de la montaña
  • Si el enemigo piensa en la montaña, imponle el mar; y si él piensa en el mar, imponle la montaña. Éste es el Camino de la estrategia. Esto es propio para que lo investigues cuidadosamente
  • La única razón por la que un guerrero está vivo es para luchar, y la única razón por la que lucha es para ganar.
  • Puedes abandonar tu propio cuerpo, pero nunca abandones tu honor
  • Conoce a tu enemigo, conoce su espada.
  • La observación y la percepción son dos cosas separadas; el ojo que observa es más fuerte, el ojo que percibe es más débil.
  • Cuando miro a la sociedad, veo que la gente convierte las artes en ganancias comerciales; se considera a sí misma como mercancía e incluso lleva a cabo mejoras como si fuera un objeto de comercio. Distinguiendo lo superficial y lo sustancial, encuentro que esa actitud tiene menos realidad que la decoración»
  • Que el maestro se vuelva aguja y el discípulo hilo y que los dos entrenen sin descanso
  • Piensa a la ligera de ti mismo, y con profundidad del mundo
  • No hagas nada que no sea útil
  • Si quieres controlar a los demás, primero deberás controlarte a ti mismo.
  • Para conocer una cosa bien, debes conocer al menos otras cien cosas.
  • Solo puedes luchar de la forma en la que prácticas.
  • La victoria de hoy es sobre tu yo de ayer, la de mañana será sobre un hombre inferior.
  • No te arrepientas de lo que has hecho.
  • Todos los hombres son iguales excepto por su creencia en sí mismos, independientemente de lo que otros puedan pensar de ellos.

Frases de Yamamoto Tsunetomo

Si bien Yamamoto no fue un samurái tan celebre como Musashi, sus obras escritas sí que pueden estar a la par de importancia. Es el autor del libro del Hagakure que posteriormente sería la base del Bushido, el camino del guerrero y el código ético de los samuráis.

Las vidas de los samuráis debían estar regidas estrictamente por el honor y la lealtad llegando a la muerte por encima de su vida.

  • El Samurái debe obrar sin dudar, sin confesar el más mínimo cansancio ni el más mínimo desánimo hasta concluir su tarea.
  • Es por esto que un samurái debe conocer sus debilidades y pasar la vida corrigiéndolas sin jamás tener el sentimiento de haber hecho ya lo suficiente.
  • Hay pocos problemas realmente importantes, sólo se presentan dos o tres en toda una existencia.
  • Ata incluso a un pollo ya asado
  • Continua espoleando a un caballo que ya está corriendo
  • Un samurái valiente no piensa en términos de victoria o derrota, combate siempre hasta la muerte.
  • Si uno no se mete dentro de su cabeza desde el principio que el mundo está lleno de situaciones deshonrosas, la mayor del tiempo su actitud será pobre y no será considerado por los demás.
  • Es necesario saber concentrarse en una sola cosa, todos los oficios deben ser realizados con concentración.
  • Si uno lanza sin vigor, siete de cada diez acciones no llegan a término.
  • Hacer una cosa sólo en el propio beneficio es superficial y se vuelve negativo.
  • Un samurái no debe ni beber demasiado ni estar demasiado seguro de sí mismo, ni darse a la lujuria.
  • En cuanto se empieza a palpar el triunfo, se vuelven proclives a estar satisfechos de sí mismos.
  • Es bueno encontrarse con dificultades en la juventud, porque el que no ha sufrido jamás, no ha templado plenamente su carácter.
  • La mejor actitud respecto a las palabras es no usarlas.
  • Valentía es no rendirse jamás; luchar hasta el final.
  • Para seguir la vía uno debe sacrificar su propia vida.
  • La riqueza del tiempo de paz es permitir la preparación para tiempos de guerra.
  • El bushido se realiza en presencia de la muerte. Esto significa que cada vez que haya que elegir entre vida o muerte, se debe elegir la muerte. No hay otro razonamiento.
  • El pensamiento único es el más potente.
  • Respecto, honestidad, valentía, rectitud, lealtad, honor, benevolencia.
  • Si mediante un corazón recto, cada mañana y tarde uno es capaz de vivir como si su cuerpo estuviera muerto, es que ha ganado la libertad en el camino.
  • La pureza es algo que no puede ser alcanzado excepto apilando esfuerzo tras esfuerzo

Frases del Bushido

El camino del guerrero, o Bushido, un código ético y conducta del japón feudal donde se encontraba el modelo de comportamiento que debía de seguir, especialmente todo samurái: la rectitud, el coraje, la benevolencia, la cortesía, la sinceridad, el honor, la lealtad y el autocontrol.

Inazo Nitobe fue uno de los mayores valedores y nombres relacionados al Bushido, del que dan origen citas como las siguientes:

  • Bu-shi-do significa literalmente “militar-caballero-camino”: el camino que los nobles guerreros debían de seguir en su vida cotidiana, así como en el ejercicio de su vocación; en una palabra, los “preceptos del caballero”.
  • Samuráis que significa literalmente, como en el inglés antiguo cniht (knight en el moderno), “guardas” o “vigilantes”.
  • Nada es más repugnante para él que los tratos arteros y las acciones deshonestas.
  • La rectitud es el poder de decidir respecto a un determinado tipo de conducta, conforme a la razón, sin titubeos; morir cuando es correcto morir, atacar cuando hay que atacar.
  • Percibir lo correcto y no hacerlo demuestra falta de coraje. – Confuncio
  • El aspecto espiritual del valor se evidencia mediante la compostura, la serena presencia de ánimo. La tranquilidad es el coraje en reposo.
  • La benevolencia se consideraba una virtud soberana en un doble sentido: soberana entre los múltiples atributos de un espíritu nombre y soberana por ser particularmente adecuada para la función de un soberano.
  • La cortesía se convierte en una virtud mediocre si sólo la impulsa el miedo a ofender al buen gusto; ha de ser una manifestación externa del respeto hacia los sentimientos de los demás.
  • Sin veracidad y sinceridad, la cortesía es tan sólo farsa y apariencia.
  • La sinceridad es el principio y el fin de todas las cosas; sin sinceridad no habría nada. – Confuncio
  • Cualquier infracción contra la integridad del buen nombre (honor, la reputación propia, “la parte inmortal de uno mismo, del que el resto es parte animal”), se sentia como una vergüenza, y en el sentido de la venganza (Ren-chi-shin) era uno de los que se fomentaba a edad más temprana.
  • Dentro de la moralidad, el homenaje y la lealtad a un superior, constituyen un rasgo distintivo.
  • La palabra chi que se empleaba para denotar “intelectualidad”, se refería más bien a “sabiduria” en primera instancia, otorgando al “conocimiento” el segundo nivel.
  • El armazón del Bushido era Chi, Jin Yu, respectivamente: sabiduría, benevolencia y coraje.
  • La disciplina de la fortaleza, que por un lado inculca la resistencia sin queja, y por otro enseña la cortesia, exigiéndonos no estropear el placer o la serenidad de otros mediante la expresión de nuestra propia tristeza o dolor.
  • El hara-kiri (o seppuku) era un proceso en el cual los guerreros podían expiar sus crímenes, excusas sus errores, escapar de la deshonra, redimir a sus amigos, o probar su sinceridad.
  • Para el Bushido, la espada era el emblema de poder y valor.
  • Lo que lleva en su cinturón es un símbolo de lo que lleva en su mente y en su corazón: la lealtad y el honor. Las dos espadas, la más larga y la más corta, llamadas respecticamente daito y shoto katana wakizashi, nunca se separan de él.
  • El ideograma chino que significa “lo misterioso”, “lo desconocido”, se compone de dos partes, una significa “joven”, y la otra “mujer”.
  • El ideal del Bushido de la femineidad era fundamentalmente doméstico.
  • La entrega de la mujer por el bien del marido, el hogar y la familia era tan voluntaria y honorable como la entrega del hombre por el bien de su señor y su país.

 

Sendas del Viento.  Historias y personajes que pudiste oír, pero nunca llegaste a escuchar

Categoría:
  Historia
esta publicación Fue compartido 0 veces
 300

Un comentario

Dejas un Comentario

Tu dirección email NO SERÁ PUBLICADA