Gungnir – La lanza del dios Odín

Por Fran Hace 7 mesesSin comentarios
Gungnir - La lanza de Odin

En la mitología nórdica, los acontecimientos siempre terminan dando giros inesperados. Dioses que son humillados, traiciones que se gestan, y engaños que se producen. Y si hablamos de engaños es obligado nombrar al dios por excelencia del engaño, Loki.

Una de sus múltiples aventuras por el mundo de los vivos, y con la ayuda de unos enanos, tras otro de sus muchos engaños,  término con la creación una de las armas más poderosas de toda la mitología escandinava, la lanza Gungnir (o Gungner), y que se convertiría en la lanza de Odín. Aunque no fue la única, ya en el mismo relato fueron creadas otras aún más temibles, el martillo Mjölnir.

La creación de Gungnir y el relato del Skáldskaparmál

En una de sus acciones dentro de Asgard, Loki decidió centrar su atención en Sif, la esposa del dios Thor. Por envidia al poder que esta poseía y que nunca había terminado de aceptar a este dentro del reino entre los dioses, decidió cortar el cabello de Sif mientras dormía.

Pero el resultado no fue el que esperaba el dios Loki, puesto que Thor consiguió atraparlo y lo amenazo.  Estaba obligado a recuperar el cabello que le había cortado, y para ello necesitaba que los enanos, también conocidos como los hijos de Ivald, le crearan a Sif una cabellera de oro, que le crecería en lugar del cabello ya cortado.

Los enanos construyeron tres tesoros: Skidblandner, el barco que siempre tenía viento a favor siempre y cuando sus velas estuvieran desplegadas, y que podía navegar por tierra y mar. Además su construcción era tal, que podía ser doblado y guardado en un bolsillo. El segundo de los tesoros fue la lanza Gungnir. Esta no podía jamás fallar en su objetivo al ser lanzada. Finalmente también crearon la cabellera de oro para Sif.

Pero no contento con estos regalos, Loki reto a un enano de nombre Brok, a que su hermano Sindri, no sería capaz de crear tres tesoros de igual valor a los ya creados por los enanos. En juego pondría su propia cabeza.  Los hermanos se pusieron manos a la obra y de la primera forja salió el cerdo de oro Gullinbursti, capaz de correr por aire, mar, de día o de noche, más rápido que nadie y brillante. En la segunda crearon Draupnir, una arjona de la que en cada novena noche surgirían ocho argollas de igual valor. El último de los tesoros fue el martillo Mjölnir, el famoso martillo de Thor.

Pero Loki se había jugado su cabeza en ello, por lo que primero tenían que ver quien tenía razón. Esta decisión fue tomada por los dioses de Asgard, con Odín, Frey y Thor como jueces. Gungnir le fue entregada a Odín junto con Draupnir.  Skidblandner y Gullinbursti a Frey. Y por último la cabellera de oro y Mjölnir a Thor.

Los dioses tuvieron que decidir cuál de los cuatro regalos era el mejor, y finalmente, la decisión fue para el martillo de Thor, Mjölnir, con lo que Loki, perdió su apuesta con Brok, y por tanto su cabeza.

Con una de sus últimas argucias con el enano, Loki le dijo al enano que ciertamente su cabeza le pertenecía, pero no así el cuello. Brok, sin saber cómo llevarse la cabeza, tomo una decisión al respecto y ya que la cabeza le pertenecía, decidió coserle los labios para que nunca jamás pudiera volver a hablar ni a embaucar. Y de esta forma, durante un tiempo, el dios de los engaños, el embaucador, dejo de engañar a la gente.

Características de Gungnir

Se trata de una lanza que nunca falla su objetivo, y con la que el propio Odín llego a herirse. Los poetas lo llamaban el señor y dios de la lanza. Está representada por la runa Gar. La runa Gar dentro del alfabeto futhorc, también conocida como Gyfu en inglés, significa “regalo” o “generosidad”. Dicha runa aparece en un poema rúnico. Estos son poemas medievales en los que se enumeran las letras del alfabeto rúnico. El poema dice lo siguiente:

La generosidad trae crédito y honor, lo que apoya la dignidad propia;

proporciona ayuda y subsistencia

para todos los hombres rotos que carecen de todo.

Quizás no es un arma tan conocida como el martillo Mjölnir de Thor. Pero en las manos en las que se encontraba, del dios supremo de Asgard, y a lomos de su caballo Sleipnir, quizás estemos hablando del arma más temida por todas las criaturas del mundo de Yggdrasil. Y por ello, merece ser tenida en cuenta.

Sendas del Viento.  Historias y personajes que pudiste oír, pero nunca llegaste a escuchar.

Categoría:
  Mitología
esta publicación Fue compartido 0 veces
 100

Dejas un Comentario

Tu dirección email NO SERÁ PUBLICADA