El origen de los paladines

Fran 2018/04/04Sin Comentarios
Sendas del viento  /  Historia  /  El origen de los paladines
El origen de los paladines - Sendas del viento

El rey Carlos, nuestro emperador, el Grande, siete años enteros permaneció en España: hasta el mar conquistó la altiva tierra. Ni un solo castillo le resiste ya, ni queda por forzar muralla, ni ciudad, salvo Zaragoza, que está en una montaña. La tiene el rey Marsil, que a Dios no quiere. Sirve a Mahoma y le reza a Apolo. No podrá remediarlo: lo alcanzará el infortunio.

El Cantar de Roldán

Así comienza uno de los textos de la literatura francesa más conocidos, el cantar de Roldán (o La Chanson de Roland).

En el se cuenta la historia de Roldan, sobrino de Carlomagno, y héroe de esta historia. Un cantar de gesta considerado como el uno de los más antiguos (sino el más antiguo) escrito en lengua romance en toda Europa.

Y es este mismo Roldan, quien puede ser considerado como el primer Paladín, y líder de los paladines. Pero ¿Quiénes eran los paladines? ¿Por qué se los conoce así? Es hora de hacer un poco de historia y retroceder varios siglos atrás.

Los paladines

Seguimos en Francia, y hemos encontrado al líder de los paladines. Porque este no era único, sino que eran doce paladines. Aunque primero conviene retroceder aún más en el tiempo para saber de dónde viene el término paladín.

Paladín

La palabra paladín es una apócope de la palabra Paladino, que viene del latín Palatinus. Este término significa “palatino, de palacio”.  Esto proviene debido a que Palatinus (o Palatium), era la colina cobre la que estaban edificadas en su origen las residencias de los emperadores romanos en la roma primitiva del siglo VIII a.C.

Siendo esta una de sus principales referencias, una persona de palacio, existe otra importante y a tener en cuenta, la que da el cruzamiento con la palabra Palam. La cual hace referencia a algo abierto, manifiesto o público.

En  definitiva esto da origen a lo que se conoce como un Paladín, un caballero de palacio relacionado con grandes hazañas bélicas y que solía ser defensor de causas justas y en favor de su pueblo.

Los doces guardianes de Carlomagno

Volviendo de nuevo a Francia, según el conocido conjunto de canciones de gesta conocidas como ciclo carolingio o de la materia de Francia, doce era el número de guerreros que componían la corte del rey Carlomagno.

Su primera aparición escrita es en el cantar de gestar de Roldán, que se corresponde con la representación de la lucha de los cristianos contra la invasión Europea de los Sarracenos.

La mayoría de historias y conocimientos que se tienen al respecto a través de estos cantares son comúnmente magnificados o modificados con respecto a lo que ocurrió en la realidad. Dentro de dichos cantares se podrían eso sí, extraer algunos registros históricos reales como la batalla de Roncesvalles del 778 tras la traición de Ganelón, y que está precisamente presente en el Cantar de Roldán, o la batalla contra el Al-Andaulus Umayyad.

Sus nombres son distintos según el romance, pero si se toma como correctos los aparecidos en el más famoso y conocido de ellos, el de Roldán, tendríamos a que los doces paladines originales fueron:

  1. Roland
  2. Rhobar
  3. Gérin
  4. Gérier
  5. Bérengier
  6. Otton
  7. Samson
  8. Engelier
  9. Ivon
  10. Anséis
  11. Girard
  12. Cecil

Posteriormente durante el renacimiento italiano, los autores Maria Boiardo y Ludovico Ariosto, reescribieron la historia de los paladines, siguiendo eso sí, siendo los caballeros de Carlomagno. Aunque los 12 caballeros fueron distintos:

  1. Orland (Roland, sobrino de Carlomagno)
  2. Oliver (rival de Roland)
  3. Fierabras (Saraceno convertido al cristianismo)
  4. Astolpho (descendiente de Carlos Martel y primero de Orland)
  5. Ogier el danes
  6. Ganelón (el traidor)
  7. Rinaldo (Renaud de Montauban)
  8. Malagigi (un hechichero)
  9. Florismart (amigo de Orlando)
  10. Guy de Bourgonen
  11. Namo (Duque de Bavaria)
  12. Otuel (Otro saraceno convertido al cristianismo)

Esta historia de Carlomagno y los caballeros de la corte guarda cierta similitud con la propia leyenda del rey Arturo, ya que no hay que olvidar que también está compuesta por 12 caballeros, conocidos como los caballeros de la mesa cuadrada.

Interesante notar que en este caso son conocidos como caballeros, y no como paladines. No existe una diferencia real entre unos y otros, ya que los dos luchaban por el deber y la lealtad a su rey. Se podría decir que la única diferencia fue su origen, pero que ambos comparten el mismo destino.

Quién sabe, podríamos haber tenido a los paladines del Rey Arturo, o el Paladín Felipe II de Francia.  O incluso los caballeros templarios haber cambiado de nombre. Nunca se sabe, como la historia escribirá sus líneas, lo único que podemos hacer es leerlas y aprender de ellas.

Sendas del Viento.  Historias y personajes que pudiste oír, pero nunca llegaste a escuchar.

Categoría:
  Historia

Dejar una respuesta

Tu email no será publicado.