Constelaciones del zodiaco – Capricornio

Por Fran Hace 12 mesesSin comentarios

La constelación de Capricornio es la undécima de las constelaciones del zodiaco, también conocida como la cabra marina o carnero marino, y representada por una cabra, a la que se le suele añadir una cola de pez en referencia a los seres mitológicos con los que es asociado.

Se trata de la más pequeña de las constelaciones zodiacales. Desde tiempos mesopotámicos se ha asociado con el momento en el que el sol se encuentra más alejado del ecuador: el solsticio de invierno. Por lo que es una constelación que ha marcado el inicio del invierno o el verano dependiendo del hemisferio donde nos encontráramos.

Su estrella principal es α1 Capricorni y α2 Capricorni (Al Giedi o Algiedi). Aunque como ocurre con otras muchas constelaciones como Sagitario, su estrella principal no es la más brillante, puesto que ocupa δ Capricorni (Deneb Algedi). Pese a ello, está estrella tampoco es una estrella de las más brillantes del firmamento, lo cual hace que a su vez estemos antes de una de las constelaciones menos brillantes de las que componen el zodiaco.

En lo que respecta a su mitología, estamos hablando de una de las más antiguas de todas las constelaciones existentes. Su origen se remonta a la cultura sumeria y babilónica, donde se identificaba con figuras mitologías mitad hombre, mitad pez en el caso de la primera, y un hibrido cabra-humano en la segunda. Posteriormente fue asociado en la mitología griega, en las figuras por una parte de Amalthea, y por otra del dios Pan.

Capricornio

En Capricornio vuelve a estar presente una figura ya conocida dentro del zodiaco, la del carnero, como ocurren en la constelación de Aries, y que es más conocida por dicho nombre. Aunque en este caso se tiene la particularidad que no es un carnero en toda su forma, sino que se trata de un carnero marino. Se produce la curiosidad que Capricornio se encuentra en una zona del cielo rodeada de constelaciones acuáticas conocido como “El mar (Sea)” o “El Agua”.

Su propio nombre hace referencia a un carnero, pero si bien no al propio animal, sino más bien a sus cuernos. Su nombre proviene del latín donde significa “Cuernos de cabra”, o “Tener cuernos como una cabra” (kæprɪˈkɔːrnəs).

Sus referencias históricas son de las más antiguas conocidas de las constelaciones y es una de las 48 constelaciones listadas por el astrónomo Ptolemy en el siglo II.

Además de las figuras mitológicas con las que está asociado, también se creía que la propia constelación de Capricornio era un portal de los dioses donde pasaban las almas de los humanos cuando estos morían.

La constelación de Capricornio

Esta constelación aparece en el firmamento como signo zodiacal desde el 22 de Diciembre al 21 de Enero. Coincidiendo con el solsticio de invierno, según el calendario babilónico que da origen a los signos del zodiaco. Sin embargo hace ya algunos años, se incluyó a Ofiuco lo que unido al movimiento de los equinoccios, hace que las fechas en las que aparece como signo del zodiaco hayan variado y ahora se sitúa entre el 9 de Enero y el 15 de Febrero.

Al ser una de las constelaciones menos brillantes del firmamento, su observación no resulta sencilla. En el hemisferio norte se puede ver entre Julio y Noviembre, mientras que en el sur entre Diciembre y Junio. Una de las formas para encontrar la constelación es buscar un triángulo de estrellas que dan forma a la cabeza de la constelación, además el hecho que se encuentre fuera de la vía láctea hace que pese a su brillo, sea más fácil de encontrar por estar más aislada que otras como Sagitario.

Otra forma de encontrarla es buscando “el mar” en el firmamento y localizando otras constelaciones cercanas como Acuario o Piscis, mucho más visibles, para a continuación buscar el triángulo que representan las estrellas principales de Capricornio.

Se da la curiosidad que mientras observaba está constelación, en 1846 el astrónomo Johann Gottfried Galle descubrió el planeta Neptuno cerca de la estrella Algedi (δ Capricornio).

Pese a no estar dentro de la propia vía láctea, la constelación de Capricornio presenta varios objetos del cielo profundo que deben ser considerados dentro de su estudio como son los exoplanetas, situados en el sistema Gliese 785, el cúmulo globular M30 o las galaxias NGC 6907 y NGC 7103.

Respecto a sus estrellas y constelaciones limítrofes, en la parte este se encuentra Sagitario. Al oeste se encuentra Acuario, la sucesora como constelación del zodiaco. Al norte aparece el Aguila. Mientras que al sur se encuentra el microscopio y piscis australis.

 

Localización de la constelación de Capricornio

 

El mito de Capricornio

La primera representación que se tiene de Capricornio corresponde al pueblo de Sumeria, donde era conocido como SUHUR-MASH-HA (el carnero-pez). Posteriormente el pueblo babilónico le dio el nombre de MUL-SUHUR-MAŠ. Y en la edad de bronce la constelación fue marcada como el inicio del solsticio de invierno, y se la relaciono con la diosa Ea.

Ya en la mitología griega, el mito está relacionado con dos personajes distintos, Amalthea, y el dios (o semidiós según su considere quién era su madre) Pan.

Amalthea (o Amaltea) fue una ninfa que tras ser Zeus rescatado por Rea antes de ser devorado por Cronos, se encargó de su cuidado y fue su ama nodriza. Rea escondió a su hijo Zeus en la isla de Creta donde lo recogió la ninfa. Esta alimento al dios con miel de abeja y leche de cabra durante su infancia.

Cuenta el mito que la cabra se partió uno de sus cuernos. Existen varios orígenes al respecto, por un lado que fue la propia Amalthea quien lo rompió sin querer y que esta se lo llevo a Zeus lleno con flores y frutas. Zeus elevo a la cabra al cielo convirtiéndolo en la Constelación de Capricornio. Aunque también se considera que pudo no ser la constelación, sino convertirse en la estrella Capella (α Aurigae) de la constelación de Auriga, y a la que se conoce como “pequeña cabra”. Dentro de la tierra, el cuerno siguió existiendo y fue llamado Cornucopia.

 

Escultura de mármol de la Cornucopia, del Siglo I AD de la provincia de Messina, Italia.

Escultura de mármol de la Cornucopia, del Siglo I AD de la provincia de Messina, Italia.

 

La cornucopia es también conocida como el cuerno de la abundancia (o cuerno de Amaltea) y es un símbolo de prosperidad, riquezas y afluencia, y se convirtió en un atributo a varias divinidades como Hades o Gea. Incluso existen versiones donde la propia Vía láctea se originó al romper Zeus la Cornucopia, y en el que las gotas de leche derramada formaron las estrellas.

Otra versión del origen de la Cornucopia y de la creación de la constelación de Capricornio cuenta que fue el propio Zeus quien jugando con sus rayos partió el cuerno de la cabra de Amaltea. Este le proporciono el cuerno diciéndole que “le daría en abundancia todo lo que deseara”.

La otra vertiente del mito griego tiene que ver con Pan, el semidiós de los pastores y los rebaños. Este era hijo de Hermes y una de las hijas del Rey Dríope. Cuando nació lo primero que escucho fueron los gritos de terror de su madre que salió huyendo ya que sus miembros inferiores eran los de un macho cabrío, y pese a que el resto del cuerpo tenía la apariencia de un hombre, tenía dos cuernos, y el cuerpo cubierto por una capa de pelo. Se podría decir que una tenía forma similar a la de un sátiro.

Cuenta la leyenda que dio origen a la constelación que fue el propio Pan quien se topó primero con Tifón cuando se disponía a atacar el olimpo de los dioses. Este alerto a los dioses y les dijo que se transformaran en animales para poder ocultarse de la criatura.

El propio Pan se lanza al rio Nilo para poder escapar transformándose en pez, pero debido quizás al pánico, la transformación no surge como él esperaba y termina transformándose en su parte posterior en un pez, y en un macho cabrío en la otra.

Como nota curiosa respecto a la historia decir que el término pánico tiene origen en esta aventura del dios Pan con Tifón.

Al ver que su transformación no había sido la indicada para seguir en el agua tuvo que volver a tierra, momento en el cual vio como Tifón ya se estaba enfrentado a Zeus. En un primer momento la criatura pudo con el “padre de los dioses y los hombres” y logro arrancarle los tendones, inmovilizándolo.  En ese momento Pan decidió hacer algo y para distraerlo emitió un agudo grito que hizo que Tifón se despistará. Su padre Hermes entro también en acción y aprovecho ese momento de duda para recoger los tendones de Zeus y ayudarle de nuevo a recomponerlos para que continuara de nuevo su pelea.

En esta segunda ocasión Zeus consiguió vencer a Tifón con sus rayos y como muestra de agradecimiento decidió otorgar a Pan un lugar en el firmamento y lo convirtió en la constelación de Sagitario.

Escultura del dios Pan

Escultura del dios Pan

Estrellas principales de Capricornio

Las estrellas principales de Sagitario son α1 Capricorni y α2 Capricorni, también conocidas como Al Giedi (o Algiedi). Pese a ello no es la más brillante que es δ Capricorni (Deneb Algedi).

La estrella Al Giedi  proviene del árabe “al-jadiyy” y significa “la cabra”. La principal, α1 Capricorni es conocida también como Prima Giedi, se encuentra a 687 años luz y es una estrella binaria compuesta por una supergigante amarilla y una estrella de octava magnitud. Mientras que α2 Capricorni se encuentra tan cerca (por grados del arco) de la primera que parecen una sola. En realidad está segunda es más brillante que la primera, tratándose una gigante amarilla, de magnitud 3,57 y estando a tan solo 109 años luz.

Por su parte la estrella δ Capricorni (Deneb Algedi) es la más brillante con una magnitud aparente de 2,85 y a solo 39 años luz. Su nombre proviene del árabe “ðanab[u] al-jadiyy” y significa “la cola de la cabra”. Indicando así su posición. Se trata de una estrella blanca de la cual se piensa que puede ser un sistema estelar cuádruple, con una compañera binaria de 3,2 y 5,2 de magnitud, y además dos más denominadas Deneb Algedi B y Deneb Algedi C, de magnitud 16 y 13 respectivamente.

Siguiendo la denominación Bayer de las estrellas, la que tendría la denominación β Capricorni es Dabih. Procede del árabe “Sa’d adh-dhabih” que significa “la estrella de la suerte del matarife”. Se sitúa a 328 años y está formada por dos estrellas Dabih Mayor o β1 Capricorni (la más brillante), y Dabih Menor o β2 Capricorni. La mayor es la más compleja, teniendo una estrella principal β Capricorni Aa que es una gigante naranja de magnitud 3,08 que tiene una compañera llamada β Capricorni Ab de magnitud 7,20 y que a su vez está tiene otra compañera llamada β Capricorni Ac de la que nada se sabe. Por su parte Dabih Menor tiene como estrella principal a β Capricorni B de magnitud 6,1 y que tiene una secundaria llamada β Capricorni C de la que poco se sabe también.

γ Capricorni (Nashira), es la tercera en denominación Bayer de la constelación y la cuarta en brillo, con una magnitud de 3,69. Procede del árabe “Al Sa’d al Nashirah” y significa “portadora de buenas noticias”. Se encuentra a 139 años luz y es catalogada como una estrella blanco-amarilla. Su luminosidad es 47 veces la del sol.

Capricornio no es conocida precisamente por la historia y la magnitud de sus estrellas, y es por ello que la gran mayoría son poco conocidas o tienen poca importancia en la observación. Otras estrellas a nombrar dentro de la constelación de Capricornio serían:

  • ε Capricorni, conocida también como Castra “campamento militar” en latín, es una estrella de magnitud aparente 4 a 1055 años luz del tipo blanco-azulada
  • ζ Capricorni, se la conoce también como Marakk, del árabe “lomos” y se encuentra a 398 años luz, teniendo una magnitud de 3,77 (la tercera en brillo). Es una estrella binaria.
  • η Capricorni, también llamada Armus, se encuentra a 158 años luz y su magnitud es de 4,86. Es una estrella binaria.
  • θ Capricorni, recibe el nombre de Dorsum, del latín “espalda”. Con una magnitud de 4,06 y a 158 años luz. Es una estrella de la secuencia principal de tipo A.
  • ι Capricorni, una estrella gigante amarilla a la que también se conoce como Tae (en china especialmente). Con una magnitud de 4,30 y a 216 años luz.
  • κ Capricorni, una gigante amarilla de tipo espectral G8III y con una magnitud aparente de 4,74. Situada a 294 años luz.

El cielo profundo de Capricornio

Debido a su posición, fuera de la Vía Láctea, Capricornio no tiene un número importante objetos del cielo profundo a destacar.

Cúmulo globular M30, descubierto por Charles Messier en 1764. También llamada M30 o NGC 7099. Se encuentra a 26.000 años luz de la tierra y la actividad de sus estrellas es bastante baja.

Cúmulo Nebular M30

Cúmulo Nebular M30

En la órbita de la estrella HR 7722 (Gliese 785), se descubrió en 2010 un sistema de planetas extrasolares, que orbitan alrededor de está estrella. El primero de ellos, Gliese 785 b, es similar en masa a Neptuno, con un periodo orbital de 74,72 días. Mientras que el otro, Gliese 785 c, tiene un periodo de 526 días.

Las galaxias NGC 6907 y NGC 7103. Ambas son galaxias en espiral de magnitud aparente 11,1. La primera de ellas fue descubierta por William Heschel.

Capricornus

Otra vez un carnero se cuela en el firmamento, y de nuevo con un papel destacado dentro de la mitología griega, ya que sin su actuación (sea cual fuera el personaje mitológico que dio origen), el propio desarrollo de está mitología podría haber sido bien distinto. Y una vez más, relacionados directamente con el dios Zeus. ¿Cuál será el motivo que Acuario y Piscis dieron a este dios para ser también ascendidos al cielo? Lo sabremos próximamente, en las sendas del viento.

Sendas del Viento.  Historias y personajes que pudiste oír, pero nunca llegaste a escuchar.

Categoría:
  Mitología
esta publicación Fue compartido 0 veces
 100

Dejas un Comentario

Tu dirección email NO SERÁ PUBLICADA